DISCONTINUIDADES

Cuando comienzo a pintar algo no es que busque completar una larga serie. La mayoría de mis series han comenzado por un enfoque de lo que tengo alrededor sin más pretensión que pintar un cuadro a lo sumo. A partir de ahí puede pasar que más tarde esto me lleve a involucrarme en una obra seriada, estableciendo coordenadas a veces de tiempo, de luz, de movimientos… Pero siempre me pregunto si estas restricciones podrían llegar a asfixiar cierta espontaneidad. Porque al pintar trato de estar desinhibido y encontrar una aventura en cada obra donde sólo había inicialmente una idea vaga, para finalmente obtener con suerte un resultado sorprendente. Entonces, al explicar de qué se trata esta colección de “Discontinuidades”, tengo que preguntarme el porqué todas mis obras no deberían ser una discontinuidad.

Félix de la Concha