Félix de la Concha | A CONTRARRELOJ
16921
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-16921,qode-quick-links-1.0,,vertical_menu_enabled, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive,mob-menu-slideout

A Contrarreloj: A Race Against Time

 

Exhibido 2004: Frick Art Museum, Pittsburgh, Pennsylvania

 

A Contrarreloj. A Race Against Time lo pinté en el Frick Art Center, inspirado en Clayton, la residencia original del magnate Henry Clay Frick.

Posiblemente sea la casa histórica que mejor ha preservado su originalidad. Porque después de haberse mudado la familia a Nueva York, la hija y heredera volvió a la casa donde había pasado su infancia y legó una gran fortuna para que se conservara tal como ella la conoció. Tras su fallecimiento funciona como museo, con visitas guiadas. Se construyó otro edificio adyacente que alberga parte de la colección –si bien la parte principal está en el Museo Frick de Nueva York– y con otras salas para exposiciones temporales. En 2004 se expuso en ellas la obra que pinté por encargo del museo. Constaba por un lado de un montaje circular con una doble panorámica plasmada en 24 paneles y por otro de 48 cuadros de pequeño formato que representaban vistas interiores de Clayton, cada uno pintado en un solo día a manera de diario.

En la doble panorámica, cada uno de los 24 paneles, de 122 x 54 centímetros, representa una hora del día plasmando la visión de Clayton y el barrio que lo rodea. Para ello me coloqué en la terraza de Clayton y dividí el panorama de 360 grados en doce secciones. Con lo cual pinté cada vista dos veces representando el transcurso del día. Es decir, las 24 horas del día siguen el mismo movimiento de la aguja horaria del reloj, que también da dos vueltas al día. Por consiguiente imitaba esta forma convencional que tenemos de dividir el tiempo.
Cuando pinto, normalmente tengo que parar cuando se me va la luz que necesito. En este trabajo, al representar un “continuum mobile” de horas, siempre había una parte con la luz precisa. Con lo cual podía alargarme indefinidamente y no paraba de pintar día y noche. Preocupado por mi salud, el director del museo me compró una camilla para que descansara de vez en cuando. Aun siendo un estudio tan temporal, o precisamente por ello, llegué a un estado de percepción de la realidad no sujeta a categorías. Como siempre estaba trabajando desde el mismo punto de vista de esa terraza (y a todas horas) colocaron una cámara web para que cualquiera pudiera verme pintar en tiempo real. En esos años la evolución digital empezaba a despuntar, y lo que ahora es ya corriente, fue entonces algo novedoso. Mis padres, en León, que ni sabían muy bien lo que era el Internet, descubrieron con gran ilusión que podían ir a un cibercafé, poner 100 pesetas en una máquina y verme desde allí. Como si yo fuera una atracción de feria, vamos.

Julia and Kenneth Love realizaron un documental siguiéndome desde el principio del proceso.

Texto publicado en “America, the Beautiful”. Madrid, Iberoamericana Vervuert, 2014 ISBN 978-84-848-9769-9 Pags 243-247

 

“Las pinturas hechas por este artista español en el Frick y sobre el Frick tienen una técnica renovadora y son tan elegantes como el mismo montaje, con ideas conceptuales que han inspirado una nueva forma de considerar ese motivo”.

EL MEJOR ARTE DE 2004
Mary Thomas, crítico de arte.
Pittsburgh Post-Gazette (5 de enero de 2005)

 


DIARIO DE INTERIORES: UNA LUCHA CONTRA EL TIEMPO

 

 

Como contrapunto a esa vista panorámica exterior, pinté uno al día, como un diario, 54 vistas interiores de la casa. Mientras que el doble panorama lo pinté durante el verano y capta las 24 horas del día, en el invierno, durante las horas de luz del día, y al resguardo del interior de la casa, completaba alla prima (en una sola sesión) un pequeño cuadro que representara un detalle de Clayton.

 


Noticias

Exhibition Preview: Frick exhibition displays artist’s daylong view of Clayton

MARY THOMAS. PITTSBURGH POST-GAZETTE

Felix de la Concha, A Contrarreloj: A Race Against Time,” an exhibition of paintings opening tonight at The Frick Art & Historical Center, is rich both visually and conceptually.

Read more

Félix de la Concha