Félix de la Concha | PENN AVENUE
16925
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-16925,qode-quick-links-1.0,,vertical_menu_enabled, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive,mob-menu-slideout

Penn Avenue desde Pearl Street hasta Gross Street

 

 

La serie interpreta un recorrido por la Avenida Penn de Pittsburgh. Para ello se han escogido 23 puntos de vista: 12 desde un lado de una acera y 11 desde la otra.

Serie de 146 piezas (óleo / lienzo ,73 de 23 x 28 cm.; 50 de 28 x 23 y 23 de 23 x 18’5 cm.)
Oleo / lienzo / tabla.
Pittsburgh, Pennsylvania, 1999-2001.

 

Desde cada punto se ha representado en tres lienzos ( a veces cuatro) un fragmento del otro lado de la calle. Un punto equidistante a donde se concluye la visión de ese fragmento determina la elección del siguiente punto. Así se consigue una visión continuada de las dos fachadas de la calle. Desde cada punto el pintor se desplaza perpendicularmente al otro lado de la acera y representa dos visiones paralelas a la calle, es decir, las dos fugas de la calle, hacia adelante y hacia atrás. Por último, en un lienzo algo más pequeño representa un detalle de la fachada a escala 1:1.
Cada lienzo se realiza in situ en una única sesión.

 

Siendo las condiciones climatológicas en Pittsburgh muy variables y con temperaturas extremas, el hecho de trabajar en una sesión única para cada lienzo hace que las luces, así como la factura de cada obra, sean muy diversas. También la disposición de la arquitectura, con sus diversos accidentes: calles que la entrecruzan, edificios retranqueados, desniveles… hace que la elección de los diversos puntos no se puedan estandarizar en un patrón ideal.

 

También la indeterminación de los vehículos que aparcan en la calle por tiempo indeterminado, condiciona el resultado final de la obra.
El autor se encuentra entonces con dos fuerzas enfrentadas. Por un lado, su afán de encasillar un espacio determinado en una estructura estándar, por otra, lo accidentado de un tiempo y un espacio. Su afán topográfico usando un medio tradicional de pintura al óleo le descubre la imposibilidad de ser riguroso. Se ve forzado a elegir y a interpretar una realidad que le desborda.

 

Penn Avenue fue la principal ruta que atravesaba todo el estado de Pennsylvania. A su paso por Pittsburgh, la zona elegida por el autor, que residía a un paso de ella, en la esquina de Gross Street, se la denomina Garfield. Zona conflictiva en ese momento, con una continua degradación, pero con un afán de incentivarla con ayudas municipales como por ejemplo, concesiones de estudios económicos para artistas.

Félix de la Concha