Pintando el Cairo

 

 

En el invierno de 1999 me fui a Egipto. Iba buscando un cambio de aires y tal vez un toque orientalista. Sin embargo el intento de pintar en las calles de El Cairo fue una de las peores experiencias de mi vida. La gente se agrupaba a mi alrededor (algo que ya había experimentado en otros países como en Cuba, República Dominicana…), pero mientras que en otros lugares la gente me observaba en silencio, las multitudes en El Cairo me gritaban más y más. Tal vez pensaban que si me gritaban les entendería. Con eso aún podía lidiar, pero también me tocaban y movían el lienzo. Y algunos niños hasta se pusieron a arrojarme piedras, teniendo que acudir a un hospital con un hombro roto.

Félix de la Concha