Félix de la Concha | UNO AL DÍA: 365 VISTAS DE LA CATEDRAL DEL APRENDIZAJE
16919
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-16919,qode-quick-links-1.0,,vertical_menu_enabled, vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive,mob-menu-slideout

Uno al Día: 365 Vistas de la Catedral del Aprendizaje

 

Expuesto en 1999 en el Carnegie Museum of Art de Pittsburgh.
Colección de la Universidad de Pittsburgh. En exhibición permanente en el Alumni Hall de la Universidad de Pittsburgh

 

 

Estos cuadros de pequeño formato (28 x 23 cms cada uno) se realizaron en una única sesión y de modo sistemático. Pintados siempre del natural, esto obliga a ser conciso y aprovechar ese instante irrepetible. Cada sesión no se puede demorar más de dos o tres horas en su realización por el cambio de luz. Sin posibilidad de insistir más sobre la obra, se prima la ejecución sobre la preciosidad formal. Elaborados en días consecutivos, al final se llegaron a completar los 365 días de un año.

 

Cuando llegué a Pittsburgh lo primero que noté, junto a sus empinadas calles y colinas, es lo impredecible del tiempo. Tiene un microclima que, incluso estando bien atento a los partes meteorológicos, me era imposible saber si me iba a encontrar con un día de sol, nublado o de lluvia, o de todo a la vez. Esto me llevó a la aventura de pintar todas las mañanas un pequeño cuadro alla prima, pasara lo que pasara. Iba a plasmar en cada lienzo lo que alcanzara a pintar en una única sesión. Porque si toda luz y todo momento es irrepetible, en Pittsburgh eso se hacía más evidente. Por otra parte, en todos ellos iba a pintar una vista de la Cathedral of Learning, un rascacielos de piedra de estilo neogótico que pertenece a la Universidad de Pittsburgh. (…)

(…) Y de esas experiencias iniciales surgió lo que al final sería otra larga serie americana, One a Day. 365 Views of the Cathedral of Learning. Cuando se expuso en el Carnegie Museum of Art, en el día de la inauguración aún me faltaban cincuenta cuadros para completar todos los días del año. Por lo que se expusieron en blanco mientras sustituía cada uno de ellos con el nuevo cuadro, que fui pintando hasta acabar el 24 de agosto de 1999. Precisamente el día del centenario de Jorge Luis Borges. Sin haber faltado un solo día. (…)

 

Como los pittsburgueses son muy apasionados de su ciudad y muchos visitantes repetían la visita para ver los nuevos y últimos cuadros de la serie, la exposición se hizo muy popular, siendo la más visitada en la Forum Gallery del museo. La misma universidad no sólo la adquirió, sino que creó un espacio para su instalación permanente en otro edificio histórico, el Antiguo Templo Masónico, situado justo enfrente de la Cathedral, y ahora dedicado al Alumni Hall de la universidad. No hubiera podido imaginar un mejor destino para ella.
Después de haber visitado muchas otras ciudades de Estados Unidos, Pittsburgh me sigue pareciendo una de las más hermosas. Su pasado industrial le ha dejado un poso, por un lado gracias al esplendor generado por las familias que amasaron las mayores fortunas de la época: Carnegie, Frick, Mellon, Phipps, Heinz, Westinghouse…, y por otro, creando una diversidad de estilos arquitectónicos con vecindarios de distintas comunidades de emigrantes. Desde el italiano barrio de Bloomfield, donde vivíamos, pasando por el Polish Hill, Shadyside, Okland, Strip District, o el judío barrio de Squirrel Hill. Mi pasión por la ciudad se ha visto también correspondida por la de la ciudad hacia mi obra.

Texto publicado en “America, the Beautiful”. Madrid, Iberoamericana Vervuert, 2014 ISBN 978-84-848-9769-9 Pags 239 -241

 

 

En julio de 1999, Forum Gallery (Carnegie Museum of Art) inauguró antes de que el artista español Félix de la Concha hubiera terminado de hacer su proyecto artístico. De la Concha ya había mostrado su trabajo en Europa y en el Columbus Museum of Art de Ohio. Se mudó de Columbus a Pittsburgh el otoño anterior y casi de inmediato comenzó un proyecto para realizar una pintura de la Cathedral of Learning todos los días durante un año, cada vez desde una nueva perspectiva. “Se convirtió en algo muy existencial al representar este momento que no va a volver a suceder”, dice de la Concha. Su ejecución, también, se convirtió en capturar el momento. Tenía unas dos horas para aprehender tanto detalle como pudiera antes de que cambiara la luz. Mark Francis, curador en jefe del Andy Warhol Museum en ese momento, que visitó el estudio de de la Concha cuando llevaba ya unos tres meses en el proyecto, reconoció una conexión con la obra del pintor japonés On Kawara, que recientemente había ganado el Carnegie Prize. (…) El proyecto fue uno de las exposiciones más populares. “Me dijeron que había batido récords de visitas”, dice de la Concha. Completó los últimos 50 lienzos mientras la muestra estaba ya abierta al público, lo que hacía volver a los visitantes para ver el progreso del trabajo. El proyecto final, titulado “Uno al día: 365 vistas de la Cathedral of Learning”, fue adquirido por la Universidad de Pittsburgh y ahora está instalado de forma permanente en su Alumni Hall.

Extracto de ART OF THE NOW. Carnegie Museums de Pittsburgh. POR JENELLE PIFER

 


 

Lee el texto de Mark Francis para la exposición en el Carnegie Museum of Art

 


 

 


 

Noticias:

Felix de la Concha finds every day’s a good day for painting.
Pittsburgh Post-Gazette. 28 de gosto de 1999

One painting of a Pittsburgh landmark exhibited in the Carnegie Museum of Art is unlikely to draw much attention, but a presentation of 365 of them certainly arouses curiosity. The allure of Felix de la Concha’s “One A Day: 365 Views of the Cathedral of Learning,” however, is more than numerical.

Read more

 

Walkabout: Painting as an act of devotion

Wednesday, July 28, 1999

By Diana Nelson Jones, Post-Gazette Staff Writer

I wait at an Oakland intersection for a man on a bicycle. When one glides toward me, I decide this must be Felix de la Concha.

He stops, committing to the sidewalk a left foot in a sneaker of the type people wore before anyone jogged, a dime store sneaker, dark blue and unstrung.

Read more

 

Spanish artist exhibits more of his love of Pittsburgh

Kurt Shaw is the art critic for Trib Total Media.

In 1997, when Spanish painter Felix de la Concha came to Pittsburgh for the first time, he painted the series “365 Views of the Cathedral of Learning.” It was exhibited at the Carnegie Museum of Art in 1999 in a solo exhibit.

Read more

 

Las 365 maneras de mirar una catedral

VERÓNICA VIÑAS | LEÓN

Félix de la Concha es uno de esos artista a los que hay que envidiar. Cada proyecto en el que se embarca resulta una empresa tan fascinante como titánica. Su trayectoria parece más la de un atleta que va conquistando retos cada vez más imposibles. Hazañas —en tiempo y esfuerzo—, como cuando se le ocurrió ‘rescatar’ a los supervivientes del Holocausto.

Read more

Félix de la Concha